Manifesto

 

Había Una Vez ...

La historia de Sustentabilidad Humana, invita energías más limpias, produciendo movimiento desde un pozo de Continuidad, un sentido interno de gracia incondicional donde estamos fundamentalmente a salvo y somos abundantes; donde somos amor, alegría, salud, esplendor y armonía; donde no tenemos nada que resistir o pelear, donde la realidad universal nos regala cada contexto para nuestro avance, crecimiento, aprendizaje y elevación, lejos de las preferencias e interpretaciones de la realidad; sin embargo, funcional y absolutamente presente a todas las realidades.

Consideramos que, en esta historia, cada YO SOY está perfectamente equipado para participar en cualquier contexto dado. Ese YO SOY llega a participar en esta realidad impersonal que simplemente es lo que es —llamémoslo el AQUÍ. El YO SOY se activa AQUÍ, y produce el siempre floreciente eterno AHORA… ESTOY AQUÍ AHORA.

Tenemos aspectos limitados e ilimitados en nuestra consciencia. Tenemos un cuerpo condicional que necesita cuidados específicos y prospera a través del equilibrio. Conocemos la rutina: dormimos, comemos, bebemos, nos movemos y nos alineamos lo mejor que podemos para preservar nuestro cuerpo físico. Cada aspecto de quienes somos, incluso nuestro cuerpo, está perfectamente diseñado por nosotros y para nosotros, y está destinado a apoyar nuestro aprendizaje y progreso individual en todos los niveles.

Sin embargo, más allá del cuerpo físico y los cinco sentidos que usamos para relacionarnos con el mundo físico, existen capacidades increíbles —a veces inexploradas— a nuestra disposición a medida que experimentamos más de lo que somos, por ejemplo: nuestro cuerpo mental, emocional e interdependiente, entre otros.

Nosotros elegimos, ya sea de forma activa o pasiva, consciente o inconscientemente, pero somos quienes elegimos. Ese es el juego, y es un juego neutral. No tiene energía ni vida ni historia hasta que intervengo como lo que soy; procesando, dando paso a la energía que fluye a través de mí, dirigiéndola y aplicándola. Mi elección de involucrar el flujo de energía a través de mí, es lo que le da sentido. Tomo esta elección a través de mi interpretación. Elijo qué y cómo algo se vuelve vivo. Con estas opciones, genero mi historia.

Le damos significado al juego a partir del marco de referencia del cual provenimos. Inherentemente, juzgamos todo como positivo o negativo en dicho marco. A mi me gusta enfocarme en la observación neutral tanto como puedo, mientras estoy completamente presente, inhalando y exhalando esa fuente auténtica en la que viaja la continuidad, activando mis habilidades para responder, involucrándome con determinación hacia mis elecciones. Es por eso que voto por tener Sustentabilidad Humana.

La historia de la Sustentabilidad Humana, es una donde no hay necesidad de activar o motivar ninguna capacidad con energías tóxicas. Va más allá del bien o el mal y de lo correcto o incorrecto. Queremos monitorear los experimentos y aprender qué es y qué no es humanamente sostenible y sustentable. Para poder sobrevivir, nuestros cuerpos necesitan elementos limpios y puros para sintetizar la vida en todos los niveles. Tenemos retroinformación clara acerca de la disminución de nuestras capacidades a medida que nos volvemos tóxicos. Cargar con energías que nos excluyan del conjunto total en busca de supervivencia y progreso, es un enfoque muy limitado, y funciona con efectos colaterales pesados y severos.

Elijo colaborar voluntariamente y encontrar maneras creativas de participar plenamente desde la certeza de la continuidad. Todos venimos de/y vamos hacia la misma fuente. Trabajamos nuestro mandala individual con infinitos matices y complejidades, soltando, moviéndonos y comprometiéndonos por completo, siempre y en todos los sentidos. Utilizo esta vida para probar la historia, incluso si no tiene sentido, me mantendrá ocupado amando.

¿Qué tal si, en lugar de participar en una historia con el interés de obtener resultados específicos, tratando de controlar el medio ambiente, nos giramos y dedicamos esa determinación a nuestro camino interno? Esto se trata de ser curiosos y actualizar nuestra codificación diligentemente, para interpretar y sintetizar la vida, activando nuestras capacidades individuales para experimentar más de lo que somos en esencia, donde no hay historias que limiten nuestras capacidades, entrando en esta y en todas las historias desde esa abundancia, tomando nuestro espacio en el universo, ni más ni menos.

En última instancia, cada historia comienza en alguna parte y de alguna manera, probablemente basada en una necesidad real de entender, cooperar y seguir moviéndose.

Usemos la crisis que enfrenta la humanidad como la condición perfecta para tener la experiencia de tocar fondo como colectivo, y propongamos nuevos modelos y curiosidades creativas, apoyados en el valor y la determinación para dar paso a una nueva historia… una que coloque a la humanidad primero; comenzando con cada uno, a través de cada respiración, sintonizados, participando con integridad para poder decir: ¡ESTOY AQUÍ AHORA, y lo digo de verdad!

Este proyecto es una oportunidad lúdica y práctica para explorar ser el autor de la historia, y ser el único responsable de la interpretación que le demos a la forma que representa el destino final de nuestra eterna búsqueda de equilibrio interno. 

De la misma forma, este es un conjunto de corazones y almas invertidas en la creación de historias que sirven como escalones para llegar a una perspectiva más elevada, formando puentes que te conectan con todos, utilizando todos los recursos disponibles. Este es un esfuerzo colectivo del que yo, Claudia, soy responsable. El proyecto recopila años de participación creativa y ejecutiva de seres increíblemente talentosos con los que estoy muy agradecido de colaborar y participar, en todos los niveles de mi ser.

Ojalá pues que estas palabras sirvan como reconocimiento humilde por el amor que he experimentado, y por la luz que cada una de estas personas ha sido para mí, mientras que sus sabios procesos creativos permiten que estas piezas sigan uniéndose.

Me comprometo a mantener el pulso del sonido auténtico de la continuidad, inhalando y exhalando desde esa línea de energía, conservando el marco curatorial alineado con la Sustentabilidad Humana en todos los sentidos, permitiendo que muchos de ustedes viajen y compartan con todos nosotros. Y, por supuesto, ¡esto o algo mejor para los más altos fines!